CHI KUNG

 

Chi_1111El Chi se refiere a la energía del aire que respiramos. La física nos dice que el aire se compone de iones positivos y negativos. Si el aire es puro, su energía es completa. El carácter caligráfico Kung, significa trabajo o desarrollo, en este caso de la energía del aire, por lo tanto se traduce como la práctica del Chi del aire. Por lo tanto, el término Chi-Kung se utiliza normalmente para referirse al entrenamiento del Chi.

La práctica diaria del Chi Kung desarrolla el Chi, esto es, la energía que fluye por el cuerpo entero y esto no solamente mantiene la salud del equilibrio físico y mental, sino que además previenen numerosas enfermedades, los médicos de la medicina tradicional China lo llaman desajustes energéticos.

En lugar de utilizar medicinas, el Chi Kung la ciencia del Chi utiliza la meditación estática o los movimientos para regular y aumentar la circulación del Chi en el interior del cuerpo. Mediante sencillos ejercicios de Chi Kung se puede percibir el Chi y esto nos pondrá en el camino del equilibrio.

 

Chi_22El Chi Kung es el estudio de la energía del universo, del cual nos enseña el equilibrio de sus fuerzas a las que los chinos llaman yin yang. Comprender esto nos produce armonía y nos conduce al Tao, un estado del ser. Chi es la energía de la cual está compuesto universo. Existen tres clases diferentes de Chi:

Chi celeste, que corresponde al cielo.
Chi terrestre, que corresponde la tierra.
Chi humano, que corresponde al ser humano.

El Chi humano esté influenciado por el Chi de la tierra y por el Chi del cielo. A su vez, el Chi humano consta de Chi prenatal o Chi primordial, que según la medicina china, es el Chi que se recibe de los padres los genes. Este Chi se ubica en el mediado de los riñones y contiene el Chi posnatal, que es el que se recibe de los alimentos y el agua.
La mezcla de estas dos clases de Chi sumados al equilibrio mental produce la armonía en el interior de los órganos internos, esto es lo que la medicina tradicional China traduce como salud y felicidad interior. En ese estado, la energía es similar a la del universo.

Por tal motivo, el maestro Cheng decía: la energía que circula por nuestros cuerpos es el mismo Chi que mueve las estrellas del universo.

El arte del Chi Kung se originan con cinco escuelas: la de la medicina tradicional China, la taoista, la budista, la marcial y la confuciana. A su vez, estas prácticas se dividen en dos categorías: Wai-dan y Nei-dan, Wai quiere decir externo, Nei quiere decir interno, y Dan significa elixir.

Mientras el elixir interno se ocupa de la parte del cuerpo que abarca los órganos internos, el elixir externo incluye a las extremidades. De este modo en el elixir interno elabora el Chi en los órganos internos y se manifiestan las extremidades.

Asimismo, el elixir externo elabora el Chi en las extremidades y después es conducido interior del cuerpo. Resumiendo si queremos prolongar nuestras vidas, debemos encontrar el elixir, el equilibrio del Chi, en nuestro cuerpo y aprender a protegerlo y alimentarlo.

El entrenamiento del Chi Kung puede clasificarse en cuatro apartados dependiendo de la finalidad que se quiera conseguir:

Mantener la salud.
Curar las enfermedades.
La maestría marcial.
La iluminación.

Para poder realizar cualquiera de estos apartados hay que cumplir los requisitos y para ello es fundamental conocer los tres tesoros, de la medicina taoista. El Chi Kung se basa en estos tres tesoros que son:

Ching, esencia o energía sexual, se recibe al semen. Es la raíz de la vida.

Chi, energía interna. Es la transformación del Ching la esencia, más la energía del aire y de los alimentos.

Shen, espíritu. Es la mente centrada, lúcida.

Los objetivos de entrenamiento del Chi Kung son:

Fortalecer y liberar el flujo del Chi en el cuerpo y luego iluminar el Shen.
Para que uno pueda conseguir estos fines debe entrenar asiduamente y además seguir los principios que se detallan a continuación:
Aprender a regular al cuerpo.
Aprender a regular la respiración.
Aprender a regular la mente.
Aprender a regular el Chi.
Aprender a regular el Shen.

En primer lugar para regular el cuerpo debemos encontrar nuestra raíz, es decir, conservar al centro y equilibrar el cuerpo. Para ello lo más importante relajarse, para que el Chi pueda fluir por el cuerpo entero y así los órganos internos funcionen perfectamente.

En segundo lugar, para que la práctica sea efectiva se precisan tres cosas a la vez:

La respiración.
El movimiento.
La atención, la mente centrada.

La práctica del Chi Kung es suave y no precisa de tensión muscular. Así le resulta más sencillo al practicante alcanzar un estado de paz y tranquilidad que, según la filosofía taoísta, es el camino que nos acerca al Tao.

El general Ch´i Chi-Kuang, al explicar estas técnicas a sus soldados lo hacía de la siguiente forma: si nos planteáramos la práctica del Chi Kung como una batalla que libramos contra la enfermedad y el envejecimiento, entonces nuestro cuerpo sería el campo de la batalla. Nuestra mente sería el general. La respiración sería la estrategia, el Chi serían los soldados y el espíritu sería la moral del general y de las tropas.

Por lo tanto, para ganar una batalla, debemos conocer el campo de la batalla, nuestro cuerpo y aprender a situar la posición más ventajosa para la batalla. El general nuestra mente, que es quien dirige la batalla, debería ser tranquilo, sabio y saber en todo momento lo que está sucediendo y lo que debería hacer, para así poder desarrollar la mejor estrategia, la respiración. Cuando el campo de batalla, el general y la estrategia, (cuerpo, mente y respiración), estén correctamente coordinados regulados, los soldados nuestro Chi, podrán ser dirigidos con eficacia. Además necesitaremos una gran moral y un espíritu combativo, la constancia, así en la batalla será ganada y nos fortaleceremos.